• PACIENTES
  • MICROCIRUGÍA
  • Reimplantes

Reimplantes

Cuando una parte del cuerpo es separada del mismo por un accidente o trauma se conoce médicamente como amputación, las amputaciones dejan consecuencias definitivas en los cuerpos de las personas con grandes limitaciones que son irreparables aún con las tecnologías más avanzadas de biónica y cibernética. Afortunadamente desde 1960 se comenzaron a tratar las amputaciones por medio de la microcirugía que permite devolver la circulación y la vida a una parte amputada conectando las arterias nervios , venas.... etc. con la ayuda del microscopio operatorio; permitiendo resultados sorprendentes. En teoría casi cualquier parte que haya sido amputada (separada accidentalmente del cuerpo) puede ser puesta de nuevo en su posición original, siempre y cuando sea técnicamente posible, los beneficios sean mayores que las desventajas, y los resultados finales sean mejores que la reconstrucción con otros métodos menos complejos. Se han descrito reimplantes de cuero cabelludo, orejas, nariz, labios, cara, pene, piernas, pies, antebrazos manos y dedos. El uso de reimplantación es corriente en muchos centros médicos del mundo en especial para manos y dedos, campos en los que se ha logrado gran desarrollo, el éxito de los reimplantes varía según la experiencia de cada centro pero fluctúa de un 40 a 80 %.

¿Cuándo se puede hacer un reimplante?

Si se dan las condiciones ideales de tiempo, disponibilidad, y el paciente se encuentra en buenas condiciones para soportar la operación, también es importante el mecanismo de lesión. Una amputación por machacamiento, arrancamiento, después de seis horas, con pacientes debilitados o con múltiples heridas no se considera apta para reimplantar.

 

¿Cómo se debe transportar el paciente y la parte amputada?

Es importante no perder tiempo, el paciente y la parte amputada deben ser transportados juntos hasta el Hospital. La herida del paciente debe estar cubierta con una curación con compresas o apósitos y vendajes y debe permanecer elevada. La parte amputada debe venir en una bolsa plástica anudada y metida a su vez en agua con hielo. El hielo directo es dañino, por ningún motivo se puede sumergir la parte amputada en alcohol, formol, gasolina, ni cosas por el estilo.

Riesgos de la Reconstrucción Microquirúrgica

Aunque cualquier procedimiento microquirúrgico es complejo, los riesgos suelen ser aceptables si se miran a la luz de los posibles beneficios a obtener. Por ser procedimientos mayores los periodos de hospitalización son en promedio de una a dos semanas, pueden requerir transfusión sanguínea, y eventualmente la internación en unidad de cuidados especiales o cuidados intensivos. El mayor riesgo de la reconstrucción microquirúrgica es el fracaso del procedimiento que siempre es un fenómeno de todo o nada (cuando hay fracaso es total, sin intermedios) pero en caso de éxito los resultados son muy satisfactorios. Las posibilidades éxito de la microcirugía con colgajos libres es más alta que en muchas cirugías convencionales y varía de un 87% para miembros inferiores a un 98% para reconstrucción mamaria. En reimplantes los porcentajes son menores y cambian según la experiencia del centro asistencial. Beneficios de la reconstrucción microquirúrgica La reimplantación o reposición de una parte amputada presenta resultados tan buenos que no pueden ser superados con ninguna técnica conocida actualmente. El uso de colgajos libres permite la reconstrucción rápida y efectiva de la zona lesionada por medio del transplante de todos los tejidos necesarios desde otra parte del cuerpo en donde quedan unos daños (morbilidad) aceptable.

INFORMACIÓN DE CONTACTO

  • Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE)
  • Calle Diego de León 47
    28006 Madrid (España)
    Teléfono: +34 91 576 59 95
    Fax: +34 91 431 51 53

Esta web utiliza cookies. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.