Síndrome del túnel carpiano, ¿cómo podemos combatirlo?

27 Enero 2017 - Publicado en Blog Cirugía Reparadora

Muñeca con túnel carpianoEl síndrome del túnel carpiano se produce por la compresión del nervio mediano en un estrecho canal que une muñeca y mano, el “túnel” que da nombre a esta condición.

El nervio mediano da sensibilidad a la parte lateral de la palma de la mano y a la cara palmar de los dedos pulgar, índice, medio y la mitad del anular. También da movimiento a algunos músculos de la mano.

Se trata de una dolencia muy frecuente, pues afecta al 3 por ciento de la población, sobre todo a mujeres de entre 40 y 60 años.

Los síntomas son sensitivos, motores y neurológicos y, entre los más frecuentes, se encuentran el dolor y/o adormecimiento, sensación de hormigueo, calambres, sensación de hinchazón, ardor o cosquilleo, especialmente por la mañana, y en el pulgar y en los dedos índice y medio. En casos más graves aparecería la dificultad para cerrar el puño o para agarrar objetos. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de una forma diferente.

En cuanto a la causa que origina el síndrome de túnel carpiano, frecuentemente es el resultado de una combinación de factores:

  • Los movimientos pequeños, frecuentes y repetitivos de las manos, como escribir a máquina o utilizar un teclado de ordenador o su ratón, o al practicar deportes como el tenis o el pádel.
  • Las enfermedades de los huesos o las articulaciones como la artritis, la osteoartritis o la artritis reumatoide.
  • Los cambios hormonales o metabólicos como los de la menopausia, los desequilibrios tiroideos o el embarazo, que conlleva un aumento de líquidos en el organismo.
  • Los cambios en el nivel de azúcar en la sangre, como en la diabetes, por la alteración que provoca a largo plazo en los nervios periféricos.
  • Otras condiciones o lesiones de la muñeca como torceduras, esguinces, dislocaciones, fracturas o hinchazón e inflamación, quistes o tumores.

El diagnóstico se realiza mediante la historia clínica detallada, y con la exploración física hay muchos signos específicos que nos orientan hacia el diagnóstico (signo de Phalen, signo de Tinel….) En caso de dudas nos ayudamos de la electromiografía, que es una prueba para detectar la velocidad de conducción del nervio mediano, cuya ralentización indica una alteración nerviosa; y/o una prueba de imagen ecográfica, donde veríamos que el nervio mediano es de menor tamaño o calibre de lo que debería.

Respecto a los tratamientos, varían en función del grado de afectación que padezca el individuo. Lo primero es tratar la causa en caso de conocerla.

En los casos más leves, puede bastar con cambios de hábitos como cambiar la postura del teclado del ordenador, el ratón, o efectuar otros cambios ergonómicos. En otros, se recomienda el empleo de una férula de descarga en la mano que ayude a prevenir el movimiento de la muñeca y disminuir la compresión de los nervios dentro del túnel, o bien el tratamiento con medicamentos antiinflamatorios orales o inyectados en el espacio del túnel carpiano, que reducen la hinchazón.

De todos modos, el tratamiento con infiltraciones no es aconsejable en todos los casos, dado que, si se realiza únicamente con anestesia, el dolor reaparecerá al cesar su efecto y, si la infiltración se realiza con anestesia y corticoides, se pueden atrofiar los tejidos circundantes y el nervio en sí. A veces también se utiliza fisioterapia con ultrasonidos, aunque no está demostrada su eficacia.

En los casos más graves, se recurre a la cirugía para aliviar la compresión de los nervios en el túnel carpiano, siendo este el tratamiento más eficaz a largo plazo.

¿Cómo es la cirugía y el postoperatorio?

La cirugía para corregir el síndrome del túnel carpiano se suele realizar en un centro ambulatorio bajo anestesia local. Durante la intervención, el cirujano realiza una incisión en la zona de la muñeca y posteriormente corta el tejido que está presionando los nerviospara disminuir la presión.

El postoperatorio también es bastante sencillo y con apenas riesgo de complicaciones. No obstante, la duración de la recuperación varía según el individuo, ya que, si el nervio ha estado comprimido durante un período largo de tiempo, puede llevar más tiempo.

Una posible complicación de la operación del túnel carpiano es una lesión nerviosa y/o vascular, por lo que, como decíamos, la intervención la debe realizar un especialista con la formación adecuada.

Como precaución, después de la cirugía, la muñeca del paciente puede ser inmovilizada con un vendaje o férula para ayudar a estabilizar la zona, dejando los dedos libres para su movimiento. Esta férula se utilizará de forma continua durante las dos primeras semanas pero, transcurrido ese tiempo, se empleará de forma intermitente durante el mes siguiente.

También es probable que el cirujano pida al paciente que mantenga la mano afectada elevada mientras duerme y, pasados unos cuantos días después de la cirugía, que mueva de vez en cuando los dedos y la muñeca para prevenir la rigidez. Por último, si existe dolor moderado en la mano después de la intervención, se puede controlar con medicamentos analgésicos.

INFORMACIÓN DE CONTACTO

  • Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE)
  • Calle Diego de León 47
    28006 Madrid (España)
    Teléfono: +34 91 576 59 95
    Fax: +34 91 431 51 53

Esta web utiliza cookies. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.