La rinoplastia, una de las cirugías estéticas más demandadas

15 Noviembre 2016 - Publicado en Blog Cirugía Estética

Imagen de narizLa rinoplastia es la cirugía que modifica la forma de la nariz, ya sea aumentando o disminuyendo su tamaño, cambiando la configuración de la punta o del dorso, estrechando los orificios nasales o cambiando el ángulo entre la nariz y el labio superior. También corrige problemas congénitos, traumatismos y algunos problemas respiratorios.

Se trata de una de las intervenciones de Cirugía Estética más demandadas en nuestro país (en concreto, es la quinta que más se realiza en España) y el rango de edad de los pacientes que se someten a ella se sitúa mayoritariamente entre los 18 y los 45 años.

¿En qué consiste?

La rinoplastia se realiza siempre en el quirófano de una clínica u hospital y, normalmente, los pacientes reciben el alta el día después de la intervención. Suele practicarse, en la mayoría de los casos, con anestesia general y la intervención dura entre una y dos horas.

Durante la cirugía, la piel de la nariz se separa de su soporte, compuesto por hueso y cartílago, que es esculpido con la forma deseada; posteriormente la piel es redistribuida sobre este nuevo soporte. Muchas veces se realiza este procedimiento desde dentro de la nariz, haciendo unas pequeñas incisiones en el interior de los orificios nasales (lo que se conoce como “cirugía cerrada”), mientras que, en otras ocasiones, se opta por la rinoplastia abierta, sobre todo en los casos más complejos, en los que se realiza una pequeña incisión en la columela.

Para ayudar a dar forma o sostén a la pirámide nasal, es frecuente que se utilicen como injertos diferentes tejidos del propio paciente (cartílago, hueso) o, más raramente, materiales sintéticos. Al término de la cirugía, se coloca una escayola de yeso u otro material, que ayuda a mantener la nueva forma de la nariz, así como tapones nasales en ambos orificios para evitar el sangrado y estabilizar el tabique.

Postoperatorio

nariz antes de ser operada de rinoplastianariz tras ser operada de rinoplastiaPasados unos diez días de la intervención, se puede retirar la escayola de protección que cubre la nariz, pero el postoperatorio suele alargarse hasta las dos o tres semanas, tiempo que tardan en desaparecer los signos de inflamación en las estructuras vecinas, como los ojos o las mejillas.

Es recomendable, en este periodo, evitar sitios muy concurridos a fin de evitar cualquier golpe o traumatismo que pueda dañar la nariz, además de prescindir del uso de gafas, que descansan sobre los sitios críticos en los que se ha desarrollado la cirugía, pudiendo provocar alguna alteración del resultado.

Por último, es muy importante que la zona operada se proteja del sol durante un mínimo de tres meses, sobre todo en verano, para lo cual deben emplearse cremas de protección solar alta que minimicen la pigmentación de la piel o la aparición de marcas originadas por los hematomas, cuya sensibilidad a los rayos solares es muy elevada.

Decálogo de recomendaciones de la SECPRE

  1. Para una rinoplastia, recurra siempre a un profesional con la titulación de Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, solicitándole que le muestre alguna acreditación demostrativa si es preciso (puede consultar el listado de profesionales miembros de la SECPRE en cada provincia aquí).
  2. Compruebe que el lugar donde tendrá lugar la rinoplastia es un quirófano homologado de un centro hospitalario con las condiciones de seguridad adecuadas para una intervención que requiere, en la mayoría de las ocasiones, de anestesia general.
  3. Valore con su médico los motivos para realizar la intervención, que pueden ser estéticos, funcionales (disfunción ventilatoria y problemas respiratorios) o secundarios (asociados a malformaciones congénitas, tumores, traumatismos, etc.), pero también de otros tipos, como asociados a enfermedades autoinmunes o al consumo de sustancias tóxicas.
  4. Valore con su médico que el desarrollo de la estructura ósea de su nariz esté completo, sobre todo a edades tempranas, y que dispone de la madurez psicológica suficiente para una intervención que conllevará un cambio en su anatomía facial, por lo que no es aconsejable en menores de edad salvo por motivos funcionales o asociados a malformaciones congénitas severas.
  5. Tenga en cuenta que una cosa son los resultados deseados y otra las expectativas reales, que debe transmitirle siempre su médico. Dichas expectativas no se pueden predecir al 100% al estar determinadas por múltiples factores, como las características anatómicas propias de cada paciente y los procesos de cicatrización.
  6. Sepa que el preoperatorio de una rinoplastia incluye la realización de un electrocardiograma y de una analítica completa con estudio de coagulación y, en el caso de los pacientes muy mayores o fumadores, una radiografía de tórax.
  7. Deje que su médico valore la técnica que mejor se adecúe a la intervención, que, como decíamos, puede ser abierta, en la que se accede a las estructuras internas de la nariz mediante una pequeña incisión en la columela (la parte externa entre la punta y la base), o cerrada, en la que se accede a través de las fosas nasales.
  8. Sepa que las molestias tras la operación pueden ser fácilmente controladas mediante analgésicos habituales y que el postoperatorio incluye un taponamiento de las fosas nasales durante una media de 2-3 días, la utilización de una férula nasal durante una media de 7-10 días y, en caso de haberse empleado una técnica abierta, unos puntos en la columela que se quitan en un plazo medio de una semana.
  9. Sea consciente de que la rinoplastia tiene la entidad quirúrgica suficiente para su realización en solitario. Al afectar a tejidos adyacentes a la nariz, puede ser desaconsejable practicarla simultáneamente a otras intervenciones de cirugía facial, si bien es su médico quien debe valorar tal circunstancia.
  10. No crea en la existencia de la “nariz perfecta”, ya que las modas y los cánones de belleza cambian con el tiempo, debiéndose priorizar resultados naturales, proporcionados con el resto de la estructura anatómica facial de cada paciente y no estigmáticos, es decir, que no parezcan operados.

Si desea más información sobre la cirugía de la nariz, puede acceder al siguiente enlace.

INFORMACIÓN DE CONTACTO

  • Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE)
  • Calle Diego de León 47
    28006 Madrid (España)
    Teléfono: +34 91 576 59 95
    Fax: +34 91 431 51 53

Esta web utiliza cookies. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.