¿De qué hablamos cuando hablamos de cirugía íntima?

16 Junio 2017 - Publicado en Blog Cirugía Estética

cirugia intimaLa demanda de intervenciones de cirugía estética íntima femenina ha aumentado en los últimos años, concretamente desde 2010. Ese año la SECPRE presentaba un informe sobre la situación de la Cirugía Estética en España, en el que no figuraban datos sobre cirugía genital debido a que el número de este tipo de intervenciones era entonces muy poco significativo. Sin embargo, en un posterior informe, cuatro años más tarde, se reflejaba que en 2014 se practicaron en España 965 intervenciones de cirugía genital. Suponían, en conjunto, el 1,5% del total de las de Cirugía Estética realizadas en España.

A pesar de que las cifras de demanda de cirugía íntima no son, pues, muy abultadas en comparación con otras intervenciones más populares, como el aumento de pecho, la liposucción o, más recientemente, el aumento de glúteos, sí que se puede observar un creciente interés de las mujeres españolas por la estética íntima. Pero, ¿qué es exactamente y de qué intervenciones estamos hablando cuando nos referimos a cirugía íntima?

Se entiende por cirugía íntima o cirugía genital el conjunto de intervenciones (estéticas y reparadoras) que pueden llevarse a cabo en la zona genital de la mujer. Entre ellas, se encuentran la labioplastia, la liposucción del monte de Venus, la vaginoplastia, la clitoriplastia y la himenoplastia o reconstrucción del himen.

La más demandada de todas ellas es, sin duda, la labioplastia o ninfoplastia, que consiste en la modificación -reducción, en la mayoría de los casos- de los labios de la vagina. También es frecuente el aumento de los labios mayores mediante autoinjerto de grasa o lipofilling.

El aumento en la demanda de este tipo de técnicas quirúrgicas obedece a varios motivos. El primero y más importante es la generalización de la depilación integral, que deja al descubierto toda la anatomía y hace que los labios menores queden más visibles, lo que lleva a las mujeres a querer pasar por el quirófano para reducir su tamaño.

Por otro lado, la sociedad española es hoy menos conservadora que en el pasado y cada vez es más frecuente que las mujeres (y también los hombres, aunque en menor medida) acudan a la consulta del cirujano plástico para preguntar abiertamente sobre sus genitales y quieran corregir algún aspecto estético de su zona íntima que les incomode.

Otra de las causas que ha propiciado el aumento de las cirugías íntimas es el fácil acceso a la pornografía en internet, en un contexto en el que los genitales se muestran depilados y las mujeres presentan unos labios menores de tamaño pequeño que sirven de modelo para determinados públicos femeninos.

Territorio femenino

En cuanto a quién recurre a estas intervenciones estéticas, como se apuntaba, se trata de un perfil eminentemente femenino, en el que predominan las pacientes con edades comprendidas entre los 20 y los 50 años.

Las más jóvenes suelen recurrir a la cirugía íntima por motivos meramente estéticos, pues, por ejemplo, desean que sus labios sean simétricos, aunque también hay casos en los que unos labios menores más grandes pueden resultar incómodos a la hora de vestir cierta ropa, practicar determinados deportes, mantener relaciones sexuales o, simplemente, mirarse al espejo.

Hay otro grupo de mujeres de más edad que solicitan estas intervenciones porque desean corregir problemas de incontinencia urinaria y/o prolapso vaginal, causados, sobre todo, por múltiples partos. En todos los casos, estas cirugías son consideradas intervenciones estéticas y no están cubiertas por la Seguridad Social. No obstante, cuando se presentan disfunciones muy severas que afectan a la vida diaria, la cirugía de la labioplastia puede considerarse como una cirugía reparadora a realizar en el sistema sanitario público.

Finalmente, y aunque suceden con muy poca frecuencia, las complicaciones más comunes que pueden surgir en las cirugías íntima son el riesgo de infección y el de sangrado, al igual que en cualquier otra intervención quirúrgica. En cualquier caso, el cirujano plástico tomará siempre las medidas necesarias para minimizar cualquier complicación durante y tras la operación.

Principales intervenciones de cirugía estética íntima

Labioplastia: cualquier cirugía practicada en la zona de los labios de la vagina, aunque las intervenciones más frecuentes se realizan en los labios menores. Esta técnica es también conocida como ninfoplastia y se trata de un procedimiento quirúrgico por el que se alteran el tamaño y forma de los labios menores (o mayores).

Engrosamiento de labios mayores o externos con lipofilling: consiste en el aumento de los labios mayores de la vagina recurriendo a inyecciones de grasa autóloga (de la propia paciente).

Liposucción del monte de Venus: intervención quirúrgica que consiste en eliminar, a través de liposucción, el tejido adiposo excesivo de esta zona corporal, situada encima del pubis.

Vaginoplastia: la vaginoplastia o rejuvenecimiento vaginal es el procedimiento destinado a devolver a los músculos vaginales la tonicidad perdida por partos o por el envejecimiento, aunque también se recurre a ella para reconstruir o cambiar el aspecto de la vagina por razones estéticas.

Clitoriplastia: reducción de clítoris agrandado que se efectúa retirando el exceso de piel redundante alrededor del mismo.

Himenoplastia o reconstrucción del himen: consiste en la reparación del himen (membrana que separa la cavidad vaginal de la vulva) con el fin de simular la virginidad de la mujer.

Este post ha sido elaborado con la colaboración de la Dra. Ainhoa Placer, especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora y vocal de Comunicación y Redes Sociales de la SECPRE.

INFORMACIÓN DE CONTACTO

  • Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE)
  • Calle Diego de León 47
    28006 Madrid (España)
    Teléfono: +34 91 576 59 95
    Fax: +34 91 431 51 53

Esta web utiliza cookies. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.