NOTICIA

26/05/2021 | ¿Tengo Lipedema? ¿Por eso me duelen tanto las piernas?


¿Tengo Lipedema? ¿Por eso me duelen tanto las piernas?La llaman la enfermedad de las piernas gruesas, pero también “la grasa que duele”, porque en verdad duele.

El diagnóstico es esencialmente clínico, junto a la historia de la paciente:

  • Aparece simétrico en ambas piernas, y en un tercio de los casos también en los brazos
  • Nunca están afectados los pies ni las manos
  • Es doloroso, y esto es diagnóstico del lipedema, a veces son dolores espontáneos tipo sensación de hinchazón, otras es dolor a la presión o incluso al tacto. Los dolores se agravan con la retención de líquidos a lo largo del día. Es diagnóstico hacer un pinch-test o pellizco en piernas, que será muy doloroso, frente a otro en abdomen o espalda, que no lo será. El dolor del lipedema depende más del líquido retenido que del volumen de grasa, pero incluso en mujeres delgadas puede ser muy doloroso. El dolor es el criterio que distingue el lipedema de una hipertrofia grasa de las piernas, pues aunque ésta pueda ser simétrica y con fragilidad capilar, no es dolorosa
  • Fragiidad capilar, que hace que sean muy habituales los hematomas ante el mínimo golpe o presión
  • Retención de líquidos a lo largo del día, aún mayor si hace calor o si se está mucho de pie
  • No mejora con la pérdida de peso, adelgaza todo menos las zonas con lipedema
  • Deformidad corporal, con marcada desproporción caderas y piernas respecto al resto del cuerpo, tanto en pacientes con sobrepeso como delgadas
  • La piel se ve como nodulosa, acolchada, diferente de la de otras partes no afectadas. Sin embargo es blanda, salvo en el estadío III, de forma que la presión no deja fóvea, no queda marcada
  • Es típico en mujeres delgadas y deportistas que puedan tener los músculos bien definidos, por ejemplo en abdomen, y que sin embargo en las piernas no se les marca nada, viéndose borrados por la grasa suprayacente
  • La piel de las caderas suele estar fría, a veces toda la pierna

¿Qué es el lipedema?

Esta enfermedad determina depósitos patológicos de tejido graso en miembros inferiores (a veces también en brazos) y ocurre de forma espontánea, sin tener causa distinta a la hormonal y genética. Generalmente es simétrico y es muy característico que nunca afecta a los pies ni a las manos, a veces dejando como un anillo en tobillos o muñecas. No se relaciona necesariamente con la obesidad, aunque empeora con ésta, y no mejora al perder peso, de hecho pueden sufrir lipedema tanto las mujeres delgadas como las obesas. Es rarísimo que aparezca antes de la pubertad, pero puede aparecer o agravarse tras embarazos, la menopausia o alguna intervención ginecológica, de ahí la relación con una causa hormonal.

Esta enfermedad afecta a casi exclusivamente a mujeres y la prevalencia es tan alta como un 10-18% de las mujeres padeciendo distintos grados de lipedema.

Es una enfermedad crónica, que cuanto antes se diagnostique más posibilidades tiene de controlarse mejor, y el tratamiento o medidas conservadoras deben aplicarse toda la vida.

No mejora ni con dieta ni ejercicio y sí con tratamientos tipo drenaje linfático, presoterapia, uso de medias compresivas y, especialmente, con la liposucción (hidroliposucción en concreto, tipo WAL o BodyJet Liposuction es el tipo de liposucción que se confirma como más adecuado aunque se pueden usar otros sistemas) que es realmente el único tratamiento. Y es fundamental adaptar la pauta de nutrición, que debe ser una dieta antiinflamatoria, ya toda la vida, aunque si quieren o precisan perderé peso también es muy útil la dieta cetogénica. En casos avanzados puede llegar a comprometer los vasos linfáticos de las piernas, asociándose a un linfedema. Y siempre tiende a agravarse, al menos si no se trata de forma efectiva, pero el ritmo es muy variable de unas mujeres a otras. Por ello, las pacientes deben concienciarse de que es una patología crónica y mantener siempre las medidas dietéticas, de práctica de ejercicio (mejor tipo aquagym, pero también pilates, yoga, y si admite ejercicio intenso mejor aún), de uso de medias compresivas, cuidados cutáneos...

Estadios del Lipedema

Según su severidad establecemos cuatro estadíos, que se ven igualmente en brazos si están afectados:

  • Estadío I
    Forma tipo “pera” o cartuchera, con piel lisa y uniforme, puede tener alguna textura tipo piel de naranja al pinzarla, palpándose el tejido subcutáneo espeso pero blando. Puede haber alguna irregularidad en cara interna de muslos y rodillas.
  • Estadío II
    Cartuchera evidente, con superficie cutánea con nódulos de diferentes tamaños tipo acolchado, se conoce como “síndrome del edredón”. El tejido subcutáneo aún es blando aunque más espeso. Suelen aparecer importantes acúmulos de grasa en la parte trasera de la rodilla.
  • Estadío III
    El tejido subcutáneo ya es duro, hay gruesos rodetes de grasa deformes en la cara interna de muslos y rodillas, frecuentemente por heridas de frotamiento o roce, también a veces rodetes o colgajos que caen sobre los tobillos, posición en X de las piernas por deformación postural de las articulaciones.
  • Estadío IV
    O lipolinfedema. Ahora el acúmulo tan notable causa obstrucción de los vasos linfáticos y lindefema.



Volver a las Noticias