El “Club de los Conejillos de Indias” que abrió caminos a la Cirugía Plástica Reconstructiva

26 Enero 2018 - Publicado en Blog ¿Sabías qué?

ffdffArchibald McIndoe fue uno de los grandes cirujanos plásticos del siglo XX. Nacido en Nueva Zelanda, se desplazó al Reino Unido para trabajar con su primo Harold Gillies en el Hospital Reina Victoria de East Grinstead. Este centro médico se convirtió en un referente de la Cirugía Plástica Reparadora al recibir y tratar a cientos de heridos durante la II Guerra Mundial.

En los primeros años del siglo, los resultados estéticos que se obtenían en las cirugías plásticas eran muy básicos. Sin embargo, ya era toda una revolución conseguir la reconstrucción de caras quemadas y destrozadas. McIndoe y Gillies se ocuparon de avanzar en las técnicas reparadoras.

Con la guerra, el número de pilotos quemados crecía cada día. Se pensaba que lo mejor para ellos, por sus secuelas físicas y psíquicas, era alejarlos de la sociedad. Pero McIndoe no aceptó este destino para sus pacientes y sus esfuerzos para reconstruirlos fueron mucho más allá de las innovaciones quirúrgicas. El cirujano les propuso actividades de ocio para que volvieran a integrarse en el mundo. Así se gestó el “Club de los Conejillos de Indias” (The Guinea Pig Club, en inglés).

El Hospital Reina Victoria, y en concreto la sala 3, se hizo famoso por sus exitosas operaciones de reconstrucción y por las bromas y fiestas que organizaban los pilotos integrantes del Club. Los barriles de cerveza, las canciones, el piano y el humor negro se daban cita en la sala, que funcionaba como el local privado del “Club de los Conejillos de Indias”.

Esas pequeñas fiestas pretendían distraer de su dolorosa situación a los pilotos. Sufrían infecciones y pasaban por procedimientos quirúrgicos que, en ocasiones, los dejaban con unas partes del cuerpo cosidas a otras, haciendo su aspecto más extraño que nunca. Sabían que estaban siendo como conejillos de indias para el doctor McIndoe: de ahí el nombre del club.

Pronto surgieron nuevas actividades. McIndoe sabía que, para avanzar en su rehabilitación y apoyo social, los pilotos necesitaban salir del hospital y estar en contacto con el resto de la gente. Y así ocurrió. Los pacientes visitaban a menudo East Grinstead para mezclarse con la población local, que les acogió con los brazos abiertos. Por ejemplo, para que se sintieran cómodos, eliminaron todos los espejos de bares, cafeterías y restaurantes. Con el tiempo, East Grinstead se convirtió en “la ciudad que nunca miró" y sirvió como preparación perfecta para la vuelta de los pilotos a la vida en sociedad.

Al inicio de la guerra, el “Club de los Conejillos de Indias” era muy pequeño, pero, poco a poco, el número de miembros fue aumentando y, a finales de 1945, eran más de 600. Acabado el conflicto, siguieron reuniéndose anualmente en East Grinstead, procedentes de todas partes del mundo. La presidencia de Honor del Club, por supuesto, recayó en el cirujano plástico McIndoe y, tras su muerte en 1960, en el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo. El club siguió existiendo 60 años más, hasta 2017, cuando solamente quedaba una quincena de expilotos vivos.

INFORMACIÓN DE CONTACTO

  • Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE)
  • Calle Diego de León 47
    28006 Madrid (España)
    Teléfono: +34 91 576 59 95
    Fax: +34 91 431 51 53

Esta web utiliza cookies. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.