¿Qué son las malformaciones vasculares?

03 Enero 2018 - Publicado en Blog Cirugía Reparadora

Malformaciones vasculares 500x400Las malformaciones vasculares son un tipo de marca de nacimiento que afecta a los vasos sanguíneos o a los vasos linfáticos. Normalmente están presentes desde el nacimiento y aumentan de tamaño proporcionalmente al crecimiento del niño. En ocasiones, estas anomalías crecen de manera descontrolada debido a traumatismos, cambios en la presión de la sangre, procesos infecciosos, cambios hormonales, etc. En estas lesiones es característico que se produzca una dilatación de las estructuras vasculares, aumentando el diámetro de los vasos, dado que sus paredes no están bien formadas. 

Si la malformación vascular es muy grande, si afecta el aparato respiratorio (vías respiratorias o pulmones) u otro sistema de órganos importante del cuerpo puede poner en riesgo la vida del paciente. Según el lugar donde se encuentre, la malformación vascular causa problemas físicos, por ejemplo, dificultad para ver o para mover alguna parte del cuerpo. También produce importantes deformidades estéticas.

Este tipo de malformaciones aparecen solitarias o formando parte de síndromes complejos. Las lesiones grandes, que ponen en peligro la vida, y los síndromes deben ser evaluados por un equipo multidisciplinario de especialistas, entre ellos, cirujanos plásticos, dermatólogos, oftalmólogos, radiólogos, según los órganos que estén comprometidos.

Tipos y causas de la malformación vascular

En general, las malformaciones vasculares son espontáneas y su desarrollo y progresión están estrechamente relacionadas con los vasos sanguíneos. Algunas se han relacionado con anomalías en las familias de genes que regulan la formación de los vasos. Estas anomalías son lesiones benignas, no tumorales, con una incidencia de 1,5% y no distinguen entre sexos.

Existen diferentes tipos de malformaciones vasculares y reciben su nombre en función del tipo de vaso sanguíneo más afectado, que son las siguientes:

  • Malformación capilar o “Mancha en vino de Oporto”: Es frecuente y se observa desde el nacimiento como una mancha roja o rosada en la cara. Está presente entre 0,1% y 0,3% de todos los recién nacidos. Con el paso del tiempo va adquiriendo una coloración roja.
  • Malformaciones venosas: Aproximadamente dos terceras partes de todas las malformaciones vasculares son de predominio venoso. Aparecen al nacimiento aunque en ocasiones no se ven hasta años después. Están formadas por vasos de bajo flujo sanguíneo similares a las venas. Las zonas más afectadas son la cabeza y el cuello.
    Las malformaciones que se localizan en las extremidades, además de la piel, afectan a los músculos, articulaciones y huesos. A veces empeoran tras un traumatismo, una intervención quirúrgica o con cambios hormonales como la pubertad y el embarazo.
  • Malformaciones arterio-venosas: Son las más raras. En ellas hay trayectos que comunican arterias y venas. Es frecuente que el diagnóstico se demore bastante en el tiempo ya que se confunden a veces con otras lesiones más banales y se reconocen por el aumento de la temperatura local, ocasionalmente dolorosa y de consistencia firme al tocarlas.
  •  Malformaciones linfáticas: Este tipo de malformaciones dañan a los vasos linfáticos. La mayoría se detectan durante los dos primeros años de vida y los sitios más frecuentes de aparición son en la cabeza y el cuello. Se ven como bultos de gran tamaño llenos de líquido o, cuando afectan a la boca, como pequeñas ampollas.

Tratamiento para las malformaciones vasculares

El tratamiento dependerá del tipo de vaso afectado, de la localización anatómica y del tamaño de la malformación. Normalmente se utiliza el láser para las malformaciones capilares, lesiones pequeñas y superficiales, y la escleroterapia, con o sin cirugía, para las lesiones extensas y profundas. Esta técnica de escleroterapia en microespuma es muy útil en las grandes malformaciones venosas.

Es habitual realizar un elevado número de sesiones durante unos meses, ya sea láser o escleroterapia, y de forma periódica repetir alguna a modo de recuerdo. El tratamiento se realiza ya desde edades muy tempranas y, de hecho, el láser es más eficaz cuanto más precoz es el paciente. Los tratamientos son limitados y hay que tener presente que son problemas crónicos activos, que persisten toda la vida del paciente y que, aunque despacio, sigen creciendo y expandiéndose.

La cirugía también tiene su indicación en las malformaciones vasculares, bien sola o combinada con la escleroterapia, para disminuir el tamaño de las lesiones y corregir las deformidades. En las lesiones pequeñas se puede conseguir la extirpación completa.

Antes de someterse a una operación quirúrgica, conviene contactar con el cirujano plástico para que le proporcione las aclaraciones oportunas.

Este post ha sido elaborado con la colaboración de la Dra. Beatriz Gonzalez Meli, especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora y miembro de la SECPRE.

INFORMACIÓN DE CONTACTO

  • Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE)
  • Calle Diego de León 47
    28006 Madrid (España)
    Teléfono: +34 91 576 59 95
    Fax: +34 91 431 51 53

Esta web utiliza cookies. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.