El caso de Zion Harvey o cómo el cerebro se adapta a un trasplante de manos

29 Diciembre 2017 - Publicado en Blog ¿Sabías qué?

ZHCon dos años, el estadounidense Zion Harvey perdió los pies y las manos por una grave gangrena y, por las complicaciones de esa infección, necesitó un trasplante de hígado. En 2015, al cumplir los ocho, se sometió a un doble trasplante de manos en el Hospital Infantil de Filadelfia, convirtiéndose en el primer niño en ser objeto de esta compleja operación. Dos años después, su cerebro se ha adaptado a su nueva condición.

En los pies, Zion llevaba unas prótesis que le permitían caminar, correr y saltar sin problema. En cambio, no conseguía adaptarse a las prótesis en las manos por mucho que lo intentara. Por eso, los médicos propusieron a su familia realizar el doble trasplante. Según su madre, fue el propio Zion el que dio el último visto bueno a la decisión.

La intervención para el doble trasplante duró más de 11 horas y contó con la participación de más de 40 personas, lideradas por el cirujano plástico L. Scott Levin. Zion ha pasado un largo período de rehabilitación para prevenir el rechazo de su organismo a las manos trasplantadas. El objetivo era también “despertar” la parte del cerebro que estaba “dormida” desde la amputación, es decir, la zona que se encargaba tanto de enviar instrucciones a las manos como de recibir estímulos sensoriales de éstas.

Dos años después del doble trasplante

En estos dos años, los investigadores han ido midiendo la actividad del cerebro de Zion, analizando, sobre todo, la zona que se activaba al recibir los estímulos de las nuevas manos y el tiempo que tardaba en enviarles sus propias señales. La conclusión que obtuvieron fue que el cerebro del niño se había reorganizado tras las amputaciones, de forma que la zona encargada del movimiento de manos y pies quedó parcialmente inactiva y asumió parte del control sobre sus labios. Ahora, esta zona ha “despertado”, emite y recibe las señales hacia y desde las manos, aunque aún no de forma completa, y ya no tiene nada que ver con los labios, que han vuelto a ser controlados en exclusiva desde su zona original.

Este nuevo avance en la Cirugía Reparadora abre la puerta a una investigación más exhaustiva sobre la plasticidad cerebral en los niños. Y deja varias preguntas a resolver: ¿a qué edad se recomienda realizar un trasplante de manos?, ¿la reorganización del cerebro se produce siempre después de una amputación?, ¿cómo es esta reorganización -si es que se da- en las personas que nacen sin manos?, etc.

INFORMACIÓN DE CONTACTO

  • Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE)
  • Calle Diego de León 47
    28006 Madrid (España)
    Teléfono: +34 91 576 59 95
    Fax: +34 91 431 51 53

Esta web utiliza cookies. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.